ENVIAR IMPRIMIR TEXTO
INICIO OPINIÓN     Domingo, 21 • Febrero • 2010

El rumor de un pregonar

Matrimonio gay


 
1.- De acuerdo al Articulo 121 de la Constitución Federal, los estados y el DF tienen libertad de darse las leyes civiles y penales que crean convenientes, con las limitaciones que enmarca la propia constitución.

2.- El Art. 1 de dicha norma suprema, prohíbe la discriminación, incluida por razones de preferencia sexual. Amén de esto, existen leyes que ordenan cárcel para quien se pruebe que discrimine.

3.- EL DF, según encuestas, como las del INEGI, ha demostrado tener familias que se integran no sólo con mamá y papá, entre ellas un alto número de las encabezadas por un padre o madre soltero

4.- Fuera de México, hay tendencia a aprobar el matrimonio entre homosexuales. Ejemplo, hace pocos días en un país tan o más católico que México, Portugal, se aprobó nacionalmente dicho matrimonio.

5.- En España, sitio de donde México heredó la religión y la base de su incipiente civilización, hace años que se permite dicho matrimonio. Resultan claves las palabras del Presidente Zapatero y del Magistrado Presidente del Tribunal Constitucional español, donde el primero dijo que estaban legislando no para extraños, sino para sus hermanos y compatriotas, mientras que el otro dijo que la discriminación que sufren los homosexuales hoy en día se equipara a la que en sus tiempos padecieran los indígenas y las mujeres

6.- El matrimonio civil es o debe ser totalmente ajeno a la creencia religiosa. Se necesita igualar al heterosexual con el "gay" para que así se facilite el acceso de los cónyuges a pensiones, herencias, servicios médicos, etcétera, tal y como acontece con las parejas de diferente sexo hoy en día.

7.- Especialistas en Derecho Constitucional e Historiadores, como los Drs. Diego Valadés, Miguel Carbonell, Lorenzo Meyer, Sergio Aguayo, Denise Dresser, sostienen que la esencia de la inconformidad sobre el matrimonio gay deriva de la creencia católica, lo cual jamás debe imperar en un Estado, o intento de, de Derecho, ya que la religión no es ni debe ser fuente creadora de normas, menos en una república laica como la mexicana.

8.- Se olvida con facilidad que la misma iglesia que consideraba y tal vez considere "inmoral" el divorcio, ahora lo ha tenido que aceptar a regañadientes, no gracias a una reflexión voluntaria, sino por la fuerza de la ley.

9.- Pensar que el matrimonio gay hará que ninguna pareja heterosexual quiera contraer nupcias, equivale a lo que en su tiempo dijeron los que afirmaron que el permitir el divorcio haría que nadie se quisiera casar.

10.- El matrimonio, legalmente, ya es visto en países del primer mundo como algo distinto a la idea de santificar la unión procreadora de la especie humana. Ahora ya se atiende más al reconocimiento del amor, unión y acoplamiento emocional e intelectual entre dos personas con independencia de si son hombres o mujeres.

11.- El matrimonio gay no le quita derechos a nadie; al contrario, le otorga a quien por justicia le corresponde.

Sobre la adopción entre parejas del mismo sexo

1.- Tema polémico sobre el que, a mi humilde parecer, hubiera preferido que primero se "acostumbrara" la sociedad mexicana al matrimonio gay antes de permitirle la adopción. Es decir, que los derechos de los cónyuges en ese sentido se les hubiera dado de forma gradual

2.- Ahora bien, en el caso bajo estudio no considero que sea un hecho inminente que la adopción dada a la familia gay afecte al adoptado. A priori comento por qué

A.- Tal y como dijo la Dra. Leticia Bonifaz Alonzo, Consejera Jurídica del DF, en la práctica, para que se le de un niño a una pareja gay no será nada fácil, ya que se necesitaran de varios estudios para comprobar si están aptos para cuidarlo o no, O SEA, que el hecho de que una pareja gay se case NO LE DARÁ, JAMÁS, EL DERECHO ADQUIRIDO Y/O INMEDIATO PARA ADOPTAR.

B.- Las "malas mañas" de los homosexuales a las que se suponen refirieron en el correo, no son exclusivas de éstos, ya que derivan propiamente de un libertinaje sexual, el cual también es propio y frecuente en los heterosexuales. Como muestra basta ver los carnavales, los spring breaks o cualquier evento donde haya alcohol y/o drogas. La depravación sexual no discrimina presentarse en homos, hetereos, bisexuales y demás. Cuántos casos no se saben de la "familia normal" donde padres violan a las hijos con el consentimiento de la madre, y/o bien la agreden delante de los menores. Esto prueba que la descomposición social depende de la persona en sì y no de sus preferencias sexuales.

C.- Es muy conocida la frase de que el amor no distingue edad, credo, raza ni nada más. Si una pareja se quiere de verdad, ese sentimiento es el que trasmitirán a los hijos, lo cual resultaría la mejor educación que se le podría dar. Reitero, la pareja gay que quiera adoptar deberá probar su aptitud intelectual y emocional para saber cómo educar de manera tolerante a su hijo a fin de que entienda lo anterior y comprenda qué intolerantes y discriminatorios son los que consideran "anormales" a los homosexuales. Si tal examen se les hiciera a todas las parejas "normales" que quisieran tener hijos, ¿cuántos las pasarían?

D.- Para progresar como sociedad se necesita unir a los individuos, no atacarlos y aislarlos si no cometen delito o falta alguna. Diferencias las hay, si, pero necesidades también. Creo que existen muchos más niños y adolescentes sin un hogar funcional que parejas o personas que los quieran adoptar. Cerrarse totalmente a la adopción vía matrimonio gay, ¿no puede ser peor para aquéllos? Ahora bien, si a lo anterior se le suma la satanización del aborto, ¿cuántos hijos no deseados seguirán naciendo? No es mínimo este dato, ya que su importancia debe remontarnos a la Nueva York de principios de los 70's, donde se legalizó el aborto, siendo esta la principal tesis que viene a probar por qué una generación después, en los 90's, la tasa delincuencial en esa urbe de hierro disminuyó aproximadamente en un 50 %. ¿SIMPLE COINCIDENCIA?

E.- Sobre el punto "D", creo que nuestra urgencia social debe ser mayor, ya que tenemos los mexicanos, desde hace al menos 3 años, a la ciudad más peligrosa del mundo: CD. Juárez.

F.- Exceso de población, miseria y violencia en México. Falta de empleos, agua, o bien, exceso de esta. Políticos y demás servidores públicos sordos ante los reclamos sociales. ¿Vale la pena desgastarnos aún más como sociedad por pensamientos "conservadores" (yo diría retrógrados ) respecto a un ideal familiar muy ajeno del que se da y del que pueda ser viable en la realidad?

G.- Por último, no hay que olvidar que, como seres humanos que somos, ni la religión ni la simple reunión social bastará para asegurar la permanencia de valores tan altos como el amor a los demás. Para eso existe el Derecho, para reglamentar el mundo del deber ser, ese donde las personas sean juzgadas por sus actos hacia los demás y no por como se vistan, parezcan o se piense que puedan actuar.

Acerca del autor:

Lic. Francisco José Parra Lara

Comentarios de los lectores

YucatanAhora.com 2009 © Todos los derechos reservados